Las 10 muletillas más comunes

Micro audiencia

La Muletilla es una palabra o frase que se repite mucho por hábito, en ocasiones llegando al extremo de no poder decir frase alguna sin ésta. Las muletillas son expresiones más o menos estereotipadas que se utilizan de manera automática al hablar para lograr determinados fines como mantener el interés de los interlocutores, controlar el turno de palabra, expresar de forma subliminal e incontrolada las ocultas intenciones del hablante...

#1 - Esto... ¿qué te iba a decir?

El uso obsesivo de esta muletilla indica falta de confianza en sí mismo, miedo a las consecuencias de lo que se va a decir o hacer (¡o pensar!) y, en definitiva permanente inseguridad. Digamos que hay un exceso de “tacto” en la comunicación con los demás.

#2 - Como el que no quiere la cosa

La frase describe muy bien ese tipo de logro o realización de un deseo que se consigue con suma facilidad, porque se actúa “como si no se deseara la cosa”, inteligente manera de evitar la obsesión, que todo lo entorpece. Si se emplea de forma exagerada más bien denota desfachatez y bribonería.

#3 - Es decir

No tiene nada que ver con 'es un decir', aunque formalmente sean casi iguales. Es muy corriente. Se emplea para señalar que uno va a intentar explicarse mejor, que va a buscar otro modo más claro de decir lo que acaba de tratar de explicar, o de ampliarlo. O, también, que va a tratar de resumir lo dicho anteriormente, como conclusión, lo que equivale a 'por consiguiente', una muletilla algo más culta.

#4 - Como si dijeramos

Se emplea como solicitud de permiso a los oyentes para utilizar algún vocablo exorbitante, es decir, relativamente ajeno al ámbito lingüístico en el que se está (por ejemplo, demasiado intelectual, o demasiado popular, o demasiado snob, según los ambientes), o hasta para pedir disculpas por ello por adelantado.

#5 - Digo yo

Esta muletilla es ambivalente, pues, por una parte estamos pidiendo humildemente permiso para afirmar algo, pero también, si se formula con otro tono de voz y sobre todo con otra sintaxis (es decir, plantándolo descaradamente al principio de la intervención, en forma de 'digo yo que'…), resulta claramente aseverativo

#6 - Por decir algo

Más modestia no puede expresar esta frasecita recurrente, de uso muy común. No cabe duda de que tomar la palabra supone a veces una gran responsabilidad, pues uno nota que el silencio y la atención pesan, y que le están escuchando a uno de veras. Es entonces cuando uno se da cuenta de que hablar por hablar no viene demasiado a cuento. No debería venir a cuento nunca, la verdad. Hablar en broma o hablar en serio son las dos opciones más lógicas, pero esa mezcla híbrida de decir por decir algo, medio entre risas medio entre veras, solo confunde a uno mismo y a los demás. Ahí es donde resulta necesario introducir esta cuña, que es, a todas luces una excusa o un intento de quitarle fuerza a las propias palabras, ya sean previas o posteriores a la muletilla de marras.

#7 - Como muy

Expresión muy integrada en la sintaxis y que en realidad solo puede definirse como muletilla si se repite a menudo (al igual que las demás, ciertamente). No nos estamos refiriendo, por supuesto, al adverbio de modo ("haz como puedas") ni a la conjunción ("llegaré como muy tarde a las..."), sino a ese uso especialmente machacón del adverbio comparativo (“semejante a”) que lo relativiza todo tanto que ya no sabe uno a qué atenerse.

#8 - Pues nada

Con esta muletilla pareciera que se quisiera minimizar lo que se está diciendo. Se puede interpretar como rasgo de timidez por parte del que habla y, con otra entonación, que se no se desea hablar demasiado del asunto ni, mucho menos, particularizar. Si añadimos la palabra que parece elidida (‘más’), todo queda mucho más claro. También se puede asimilar al ‘resumiendo’ o ‘en resumidas cuentas’, que no dejan de ser muletillas si se usan con abundancia y reiteración. En este caso, la persona que las sobreutiliza puede resultar excesivamente parca, como si para él nada tuviera importancia. También indica pocas ganas de hablar por sentirse contrariada.

#9 - De algún modo

Estamos aquí ante un valioso dispositivo verbal que permite la vaguedad a la hora de explicar las causas y los porqués de lo que se afirma. Ya que no podemos ser todos poetas para encontrar los términos precisos y/o que nuestro lenguaje no es lo suficientemente rico, utilizamos esta frase hecha que, de algún modo, funciona como comodín.

#10 - Mire usted

Siempre ha sido algo chulesco este mohín verbal, tanto tuteando como “usteando”, y queda buen reflejo de ello en los libretos zarzueleros, especialmente en los diálogos escritos para los personajes castizos madrileños.
No sé exactamente porqué ese verbo, el verbo mirar, que parece tan poco dominante, tan poco invasivo, resulta más impositivo en una muletilla que, por ejemplo el verbo callar, que es, a por propia definición, mucho más represor.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.